Desabasto de gasolina: ¿crisis real o psicosis colectiva?

Ya han pasado casi dos semanas desde que el Gobierno Federal tomó la decisión de combatir el robo de combustible y cerró algunos de los principales oleoductos que surtían al país. La pregunta detrás de todo esto es: ¿el desabasto de gasolina es real?

Empezó como una estrategia para enfrentar a los huachicoleros (personas que roban y adulteran combustible para su venta ilícita), sin embargo, hay quienes aseguran que se trata de una verdadera crisis.

Las autoridades han afirmado que no existe tal escasez y han enviado miles de pipas cargadas a surtir diversos puntos del país, que se espera sean suficientes para satisfacer la alta demanda –en parte ocasionada por la psicosis colectiva–.

Esperemos que esta situación se resuelva pronto, ya que, no sólo comprometería al transporte y a la movilidad, sino a la propia economía del país. De momento, es inevitable que ciertos sectores como el del turismo y el de los alimentos estén un tanto alarmados.

En aras de conocer la opinión de los mexicanos respecto a esta situación, encuestamos a mil personas utilizando nuestra aplicación, y esto fue lo que nos dijeron:

 

¿Será que hay un solo responsable?

A pesar del método que eligió el presidente Andrés Manuel López Obrador para enfrentar el robo de gasolina, apenas un 8% de los encuestados opinaron que él era el único responsable de esta situación, contra el 55% que aseguraron que los verdaderos culpables eran los huachicoleros.

El 36% restante creen que la culpa la tienen ambas partes.

No obstante, hasta un 74% de las personas que respondieron la encuesta, estuvieron de acuerdo con la decisión del presidente de cerrar los ductos de Pemex.

 

El papel de Pemex en el desabasto de gasolina

Mucho se ha cuestionado sobre la integridad de Petróleos Mexicanos, y es que algunos de sus empleados –al parecer– han sido vinculados al negocio del huachicol (un negocio, nada menos que, multimillonario).

Por eso es que, al preguntarles a nuestros encuestados si creían que Pemex tenía una presunta conexión con el huachicol, hasta el 93% respondieron que sí, el 6% no estaban seguros y sólo un 1% no lo creían.

 

Ante la desesperación, reina el desorden

Por lo pronto, mientras estamos a la espera de una solución para este problema, muchas gasolineras han cerrado y otras tantas tienen largas filas de espera.

Aun así, el 45% de los encuestados creen que la escasez de gasolina se debe realmente al incremento en la demanda y no tanto a un desabasto real, como lo cree el 32%.

Está claro que esta situación puede prolongarse algunos días y debemos ser pacientes y, más que nada, ordenados.

Quizás la propuesta de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, de cargar combustible de acuerdo con el engomado correspondiente, podría ser una medida efectiva para evitar los tumultos y las filas interminables, mientras todo esto se resuelve…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *