Movilidad ecológica en la CDMX: ¿qué piensan los capitalinos?

Desplazarse en la Ciudad de México siempre ha sido un reto, y es que la sobrepoblación y el congestionamiento vial son el pan de cada día en la capital de nuestro país. Afortunadamente, existen cada vez más opciones de movilidad ecológica en la CDMX.

Veamos, según datos recientes del INEGI, la circulación de automóviles en la entidad capitalina llega a ser hasta de 3 millones de autos y el transporte público es utilizado por menos del 40% de los habitantes. Vaya enredo, ¿no?

Y es evidente que parte del problema son las limitantes y calidad del transporte público, pues para ser una de las ciudades con más habitantes en el mundo, la CDMX no ofrece un transporte público acorde a las necesidades.

Pero habrá otro momento para hablar de eso, ya que el tema a tratar en esta ocasión son los transportes ecológicos alternativos que están surgiendo, es decir: las bicicletas y los scooters (monopatines).

Bueno, y con tantas opciones que hay ahora, ¿cómo saber cuál elegir? Y ¿se consideran seguras? Para resolver éstas y otras preguntas, lanzamos una encuesta a más de 700 capitalinos –a través de nuestra aplicación– y esto fue lo que nos compartieron:

 

¿Cómo ha sido aceptada la movilidad ecológica en la CDMX?

En países como Holanda, Alemania, Dinamarca o Bélgica estos métodos de transporte abundan. Tanto así, que en algunas de sus ciudades existen más bicicletas que automóviles e, incluso, habitantes…

Claro, también es cierto que ellos tienen una infraestructura de ciclo-vías impecable y un respeto al ciclista como a ningún otro, pero esto no es un impedimento para que México siga sus pasos y se vuelva más amigable con el medio ambiente.

Y es que el problema de la contaminación que está afectando a nuestro país es algo sumamente serio y uno de los principales responsables (si no es que el principal) detrás de esta situación es la emisión masiva de partículas de carbono por el uso excesivo de automóviles.

Pero no todo son malas noticias, ya que algunos chilangos están poniendo su granito de arena y empiezan a desplazarse de maneras alternativas. Y así nos lo hicieron ver el 57% de nuestros encuestados que afirmaron que usan cotidianamente bicicleta o scooter.

Lo interesante fue descubrir por qué les gustaba utilizarlos y éstas fueron sus respuestas:

 

 

La vida a dos ruedas y sus percances

El inicio de los servicios de movilidad ecológica en la CDMX comenzó en el 2010 con la compañía Ecobici y, a partir de ese momento, el concepto de transporte alternativo tuvo otro significado para los chilangos.

Por supuesto, a lo largo de estos 9 años han surgido muchas más compañías provenientes de distintas partes del mundo (con sus ventajas y desventajas correspondientes) y algunas hasta han generado disgusto por su falta de regulación y su constante incumplimiento de normas.

Para conocer las principales opciones de bicicletas, visita este enlace.

Para conocer las principales opciones de scooter, visita este otro.  

Reguladas o no reguladas, ¿cuáles son las opciones preferidas por los capitalinos? Así resultaron las votaciones de nuestros encuestados:

Vale, pero vayamos a lo que importa: ¿realmente han servido para disminuir el tráfico tantas opciones de movilidad eco-amigables? Nuestros encuestados no están del todo convencidos, pues más de la mitad de ellos (el 54%) creen que no han aligerado el tránsito en absoluto.

 

Rodar libremente no siempre es acertar

Es una realidad que, aunque no se haya notado una mejoría significativa en el tráfico de la capital, las bicis y los scooters ayudan. Y más allá de ayudar, pueden suponer el principio de una cultura que vaya desplazando el uso cotidiano de los automóviles y eso es muy elogiable.

Como sea, es importante tener claro que el uso de transportes ecológicos alternativos también debe ser regulado y apegarse a un reglamento propio, como si de un coche o motocicleta se tratara.

Parte del disgusto que ha habido con algunas de estas compañías de movilidad, es –precisamente– que no tienen un control sobre sus unidades y afectan a vialidades automovilísticas y peatonales, complicando aún más su aceptación.

Por eso no fue ninguna sorpresa, que hasta el 89% de las personas que encuestamos están convencidos que estos medios de transporte deben de tener un reglamento de tránsito y ser más estrictos son sus políticas de uso.

Y aunque nosotros podamos empezar a adoptar la filosofía de vida a dos ruedas, es el gobierno quien debe hacerse cargo de afinar estos detalles y ponerlos en orden; sin olvidar resolver el problema de la inseguridad vial, debido a que un 42% de nuestros encuestados opinaron que la movilidad ecológica no les resulta nada segura…

¿Será por esto que todavía no es tan habitual y mucha gente se niega a probarla? ¿Tú qué piensas al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *