Protección laboral contra los sismos, ¿tu trabajo la ofrece?

Con la ola reciente de sismos de baja intensidad que se han presentado en el país, todos nos preguntamos: ¿será sólo el principio de algo mucho más grande? Y ¿qué hay de la protección laboral contra los sismos? ¿No es tiempo de que sea una medida obligatoria?

La situación con México es complicada; vivimos en una zona altamente sísmica donde convergen 5 placas tectónicas: la de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe.

La parte sur del país se lleva la peor parte, pues las placas pueden llegar a moverse a una velocidad mucho mayor que en el norte, razón por la cual el centro y el sur del país son las regiones más vulnerables

Según los expertos, estos micro temblores que han azotado al país en los últimos días han sido probablemente causados por la reactivación de viejas fallas, como resultado de la acumulación de tensión o –en el caso de la CDMX­– por el hundimiento del Valle de México.

Aquí puedes leer el informe sobre lo ocurrido en la capital del país.

Aunque estos sismos no han causado daños, de acuerdo con las autoridades, vaya que han puesto a la población en alerta, particularmente a aquellos que trabajan en las zonas más propensas a sufrir daños en caso de algún terremoto.

Debido a esto, decidimos lanzar una encuesta a 1000 mexicanos –a través de nuestra aplicación–, para recabar algunos datos sobre un tema muy relevante: la protección laboral contra los sismos.

Averiguamos lo siguiente:

 

Las zonas sísmicas parecen ser ineludibles

Hablar de algún tipo de protección laboral en caso de sismo puede parecer exagerado, pero, desafortunadamente, son muchos los lugares de trabajo que se encuentran expuestos a sufrir un daño importante; sobre todo en temblores de magnitudes mayores a 6,0.

Basta con dar un vistazo a nuestros resultados, que incluyen respuestas de personas a lo largo de todo el país y éstas no son precisamente alentadoras. A continuación, pueden ver cuántos de nuestros encuestados laboran en zonas sísmicas:

Esto puede deberse a que muchas de las personas que respondieron la encuesta trabajan en corporativos y éstos suelen tener sus oficinas en edificios que se encuentran en las partes céntricas de las ciudades (que, por lo general, se sitúan en zonas de riesgo sísmico).

 

Prevenir los desastres es responsabilidad de todos

Pero no todo está perdido. Si bien todavía no podemos predecir los temblores ni sus magnitudes, ni siquiera en países de tecnología muy avanzada como Japón y EEUU, sí que podemos estar preparados para cualquier eventualidad.

El organismo y principal referente de sismos en México es el Servicio Sismológico Nacional (SSN) y puedes ingresar a su sitio si deseas mayor información sobre estos fenómenos o incluso para reportar alguno.

Parte de la preparación es la prevención y, aunque idealmente la protección laboral contra los sismos debería correr a cargo de cada compañía o entidad laboral, lo cierto es que un gran porcentaje de éstas ignora por completo este tema.

Si tú eres de los que se identifica con este porcentaje, quizás sería una buena idea proponerlo ante las personas responsables de tu empresa o el edificio en el que laboran. ¿Por qué? Porque poco más de la mitad de los trabajos son los que han tomado cartas en el asunto:

Ahora, la prevención no solamente consiste en realizar simulacros, también existen muchas otras medidas que pueden tomarse, especialmente en los trabajos que se encuentran dentro de edificios de pocas plantas (entre 5 y 20), que son los más susceptibles.

Por eso es que les preguntamos a nuestros 1000 encuestados cuáles eran las acciones que implementaban sus trabajos para defenderse de los terremotos –si es que implementaban alguna–…

Como pueden ver, es poca la cultura que existe en México para protegerse de los sismos, a pesar de que vivimos en una zona de alto riesgo y el país ha sido sacudido por temblores memorables en numerosas ocasiones.

 

Protección laboral contra los sismos: ¿opcional u obligada?

Está claro que los desastres naturales no son responsabilidad de las empresas y que no tienen forma de evitarlos, pero ¿deberían éstas proteger a sus empleados de estas eventualidades?

Del total de nuestros encuestados, apenas el 57% reciben algún tipo de seguro por parte de sus empleos. ¿Qué seguros reciben? Seguro de vida, el 57%; seguro de gastos médicos menores, el 30%; seguro de gastos médicos mayores, el 27%; y apenas un 10% reciben seguro de vivienda.

Si bien existen muchas compañías que no pueden darse el lujo de ofrecer a sus empleados diversos seguros y ampararlos en caso de sismo, ¿cuál entonces debería ser su principal enfoque? Nuestros encuestados opinaron lo siguiente:

Así como ellos, nosotros también estamos convencidos de que una frecuente evaluación, mantenimiento y restauración de las instalaciones tendría que ser algo prácticamente forzoso en cualquier trabajo.

Debemos estar conscientes de que los temblores son el pan de cada día y que seguirán presentándose en todo el país (esperemos no con tanta frecuencia, ni con tanta magnitud). Por eso debes preguntarte: ¿qué tan protegido estoy y qué tanto me protege mi trabajo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *